Calidad y tradición. Historia de una familia

  Alambiques de cobre del siglo XIX


En 1831, D. Paul Pomes funda una fábrica de aguardientes, licores y jarabes en un pequeño taller del viejo Bilbao preindustrial.

Sin Saberlo, y junto a D. Manuel Acha estaban construyendo los cimientos de lo que pocos años más tarde se llamaría Destilerías Manuel ACHA, una de las empresas que es y ha sido históricamente uno de los referentes en el mercado de los licores.

Desde entonces, nuestra familia se ha dedicado con pasión a la destilación de aguardientes y licores de forma tradicional guardando celosamente sus recetas y métodos de elaboración.

Cinco generaciones más tarde sabemos que no hay herencia más valiosa que el paso del tiempo, gracias al cual, los conocimientos y la experiencia que hemos sabido transmitir de generación en generación, han sido y son hoy nuestro sello de garantía.

Estamos en permanente contacto con la evolución, tendencias y gustos de los diferentes mercados. Asimismo hemos conseguido a través de esa inquietud y nuestro equipo de Investigación y Desarrollo, elaborar y posicionar en los diferentes mercados más de 150 referencias de productos, entre nuestras marcas propias y marcas que fabricamos para nuestros clientes, manteniendo, como no puede ser de otra forma, unos altos parámetros de calidad dentro de nuestros procesos artesanales.